Seleccionar página

Entre tanto tiempo libre que podemos tener en nuestra casa, una de las actividades a la cual le podemos dedicar especial atención es al orden de sus espacios; limpiar y ordenar un poco más profundo que solo las áreas comunes. 

Muchos les huimos a esta tarea que las podemos dejar para ciertas ocasiones muy esporádicas, porque el tiempo y las ganas pueden faltar, sin embargo es uno de las lecciones que nos está dejando esta situación tan peculiar que vivimos. Y es que al hacer más agradable el espacio que ocupamos, lo podemos hacer más cómodo y habitable. 

Así que manos a la obra, y comencemos con algunos tips que la famosa Marie Kondo Autora del Best Seller La Magia del Orden, nos comparte:

Lo primero es identificar cuales son las áreas de orden: Ella las divide en categorías y no en áreas de la casa, ya que por categorías es más fácil agrupar los elementos: 

  1. Ropa
  2. Libros
  3. papeles
  4. Komono (Papeles, material de escritorio, adornos, etc) 
  5. Objetos sentimentales

Comprométete a hacerlo de un solo impulso por cada categoría que escojas, y la recomendación es hacerlo en el orden anteriormente descrito; hagamos el ejercicio juntos:
Junta toda la ropa en un lugar de la casa, toma cada pieza y hazte la siguiente pregunta: Te hace feliz, “Does it spark joy?” este es el elemento principal de su método. Si la respuesta es sí se queda, si es no, le damos las gracias y lo dejamos ir. 

El orden de acción es primero desprenderse y luego ordenar cada categoría. Empezar por lo más fácil para no quedarnos sin ganas y/o inspiración, de allí el orden que propone. Su propósito es acumular menos y disfrutar más de las cosas que están en nuestra vida, y las cuales muchas veces no utilizamos constantemente.

Para inspirarnos hemos hecho una recopilación de varias infografias de Pinterest  que nos ayudarán a ordenar nuestros espacios y encontrar una actividad que muchas veces damos por sentada, dentro de casa. 

Fuente: Entrepreneur.com
Fuente: Pinterest

Cuéntennos que les ha parecido esta actividad, si se atreven a sacarle el provecho al tiempo o si por el contrario prefieren dejar todo como está.